20 de junio: Día Internacional del Refugiado

El pasado 14 de junio, el ex-secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, dejó una frase sobre los refugiados en una conferencia en nuestra ciudad. “Cuando la gente huye”, dijo, “lo hacen por el hecho de que están en peligro. Por eso, sin importar nada más, tenemos que recibirlos, abriendo nuestras cariñosas manos a ellos”.

Lamentablemente, más que abrir las manos, parece que muchos aquí están dándoles la espalda. España acogió el año pasado a un 1% del total de refugiados que llegaron a la Unión Europea. Muchos de ellos, sí, huyendo de los conflictos bélicos en Oriente y el Mundo Árabe. Pero otros, llegados desde casi cualquier lugar del mundo, lo hicieron por motivos de su orientación sexual o su identidad de género, recalando en España porque somos vistos como un referente mundial en Derechos y Libertades LGBT.

Quizá no se hable mucho de ello en los medios de comunicación, pero es un asunto que está ahí. Y es algo más serio de lo que parece. Sólo en lo que llevamos de año, Colega ha atendido a 82 refugiados LGBT, por motivos relacionados con la solicitud de asilo en éste nuestro y su país, o su estatus. Además, son incontables las solicitudes de atención que nos llegan desde el extranjero, de personas que se encuentran perseguidas y con su vida en juego por ser LGBT.

Colega sí abre sus manos al refugiado. Les ofrecemos atención social, legal, psicológica… Les ayudamos a asentarse en Madrid, a lidiar con los problemas que pueden aparecer en su vida diaria (idioma, convivencia…) También, prestamos un servicio de mediación intercultural, para facilitar la integración y el conocimiento de las distintas culturas que chocan en España.

Además también trabajamos con la sociedad, concienciando y haciendo conocer el tema de refugiados LGBT. Por ejemplo, este año hemos preparado la exposición “Aseer: amor oculto” que presenta la situación del colectivo LGBT en el mundo y algunos testimonios reales de refugiados LGBT que se han resguardado por su orientación sexual. Esta exposición va a ser exhibida en 10 salas de Madrid, comenzando este viernes 23 en Tetuán.

Este día es tan bueno como otro cualquiera para recordar que los refugiados no son refugiados porque quieren, si no porque no les queda otra. Que los refugiados están ahí, y no son invisibles. Para ello, contamos con tu ayuda y colaboración. Puedes hacerlo de muchas maneras, sólo tienes que preguntarnos.