“La amenaza de enfermedades infecciosas resistentes a los antibióticos no tratables, incluida la gonorrea, es un problema mundial”, recuerdan los investigadores. 

Investigadores del Imperial College de Londres y de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Reino Unido) han descubierto una nueva clase de antibióticos que, probados en laboratorio, se cree que podrían ser eficaces en el tratamiento contra la gonorrea, cada vez más resistente a los antibióticos comunes.

En concreto, los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en Antimicrobial Agents and Chemotherapy, probaron 149 muestras de la bacteria ‘N. gonorrhoeae’ de pacientes hospitalizados con infecciones en la garganta, la uretra, el cuello uterino y el recto. De esta forma, encontraron que, a dosis muy bajas (0,125 mg/l), el antibiótico closthioamide era eficaz en 146 de 149 muestras tomadas de los pacientes.

“La amenaza inminente de enfermedades infecciosas resistentes a los antibióticos no tratables, incluida la gonorrea, es un problema mundial, para el que necesitamos urgentemente nuevos antibióticos”, ha recordado el autor principal del Departamento Imperial de Ciencias de la Vida, John Heap. Asimismo, la autora principal de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Victoria Miari, ha añadido que, con ninguna vacuna eficaz disponible, los nuevos antibióticos son “urgentemente” necesarios para hacer frente a esta infección que, sin tratamiento, puede tener consecuencias muy graves. Aunque todavía no se ha probado en animales y seres humanos, los investigadores dicen que el antibiótico podría ser un nuevo paso en la lucha contra la enfermedad.

Ahora, van a continuar el estudio en el laboratorio para evaluar aún más la seguridad y la eficacia del antibiótico. ¿Qué es la gonorrea? La gonorrea, una enfermedad contagiosa de transmisión sexual, cada vez más resistente a los antibióticos, con lo que es más difícil e incluso imposible de tratar en algunos casos, según advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entre 2008 y 2015, los casos de sífilis subieron un 45 % y la gonorrea un 153 % de 2008 a 2015. “La bacteria que causa la gonorrea es especialmente astuta. Siempre que utilizamos un nuevo tipo de antibióticos para tratar esta infección, el microbio aprende a resistir al fármaco”, dijo la responsable del departamento de Reproducción Humana de la agencia sanitaria de la ONU, Teodora Wi. Aunque ambos sexos pueden padecer esta enfermedad bacteriana, son las mujeres las que sufren más sus efectos negativos a largo plazo tales como esterilidad, enfermedad pélvica inflamatoria, embarazo ectópico (fuera del útero) y un aumento del riesgo a contraer el VIH.

El aumento de los pacientes con gonorrea en el mundo se explica por un comportamiento sexual inseguro -en particular la disminución del uso del preservativo-, el aumento del turismo, los sistemas de detección poco efectivos y los tratamientos inadecuados que no acaban con el foco de la enfermedad, argumentó la OMS.

Los síntomas en varones pueden incluir ardor y dolor al orinar, más frecuencia al orinar, secreciones anormales del pene, testículos inflamados, dolor de garganta. En la mujer, puede provocar dolor al orinar, relaciones sexuales dolorosas, dolor en el abdomen, fiebre y dolor de garganta. Además, si en ambos sexos pasa al torrente sanguíneo se comporta como una artritis, además de generar sarpullido y secreciones malolientes.

Agencias

Fuente